5 ene. 2011

Insomnio

- ¿Kokoro?

- ¿Kokoro? ¿Estás despierta?
- ¿Mmmm?
- Kokoro, ¿puedo dormir contigo?
- Mmmm. Claro. Espera, te haré un sitio.
- Gracias. Perdona por despertarte.
- No te preocupes, no pasa nada. ¿Otra vez no puedes dormir?
- Sí…
- Oh, vamos. ¿Estás llorando? Ven aquí, estás temblando.
- Lo siento, lo siento.
- No tienes por qué disculparte. Abrázame fuerte. Desahógate si quieres, para eso estoy aquí.
- Muchas gracias Kokoro.
- No hay de qué. ¿Quieres contarme qué te ocurre?
- ¿Me prometes que no te reirás?
- Pero… ¡¿cómo me voy a reír de ti?! Sabes que puedes contar conmigo para cualquier cosa. Nunca haría algo así.
- Lo sé. Perdóname. No sé qué me pasa.
- Lo primero que debes hacer es secar esas lágrimas.
- Aún le echo de menos…
- Ya lo sé. Mira, para cosas de pareja puedes contarme lo que quieras, pero no me pidas consejo. No entiendo nada del tema, ¿sabes? Nunca me ha ido bien con ningún chico. Me parecen todos unos estúpidos. ¿Ves? Aún puedes sonreír. Estás mejor así.
- Pero si sonrío es sólo gracias a ti. Estoy muy bien contigo. Con todos vosotros. Pensaba que…
- ¿Qué?
- Que todo se había acabado. No soporto la soledad. Me da miedo…
- ¿No tienes familia?
- Sí, pero están lejos. Me fugué cuando… con él… bueno, que mis padres no lo aprobaban y vine aquí a vivir con él, le había ofrecido un buen trabajo y no nos lo pensamos mucho.
- Ya entiendo. No te preocupes, ahora nosotros somos tu nueva familia. No es muy normal, y tampoco es muy segura, pero te protegeremos.
- Sólo espero estar a la altura. ¿Sabes? Cuando Ed y Al me salvaron, me enfadé mucho. Cuando me recuperé del shock, quiero decir. Sólo quería morirme. Aún estoy muy triste.
- Deja de pensar en eso. Es sólo una etapa, créeme. El tiempo lo cura todo. Te lo prometo. Y tú prométeme que no harás más tonterías como esa, o me enfadaré. Puedes hablar conmigo siempre que quieras, estaré a tu lado.
- Gracias, de verdad.

Sollozo entre sus brazos. Hace apenas un par de días que conozco a Kokoro, pero es como si fuese amiga mía desde siempre. Una palabra amable, una sonrisa y un abrazo. Si tengo un mal día ella me calma. Hace que me olvide de él, de las pesadillas, de la tristeza y el dolor. Si me ha prometido que se pasará, creo en ella. Ojalá sepa de lo que habla. Espero de verdad que el tiempo suavice el dolor, difumine los recuerdos y me deje continuar con mi vida. Con mi nueva vida. La que les debo a estos chicos.
Kokoro me palmea la espalda. Huele muy bien, y es simpática y muy guapa. No entiendo por qué dice que no le sale nada bien con los chicos. Tampoco entiendo por qué no me odia. No la he dejado dormir desde que me instalaron con ella en su habitación. Estos dos días sólo he estado con ella. Me ha enseñado el edificio, las salas; me ha explicado un poco la situación, sin dar muchos detalles. Entiendo que aún no confíen del todo en mí.
Debería dormir. Mañana me dijeron que estarían presentes el resto de los miembros de la Organización. Tengo un poco de miedo, pero aún más curiosidad. Sólo conocí a algunos de ellos el primer día, por lo visto los demás se encontraban fuera de la ciudad. Me pregunto a dónde llevará todo esto…
- Descansa, mañana nos espera un día muy largo.
- Sí. Buenas noches Kokoro.
- Buenas noches… Oye, mañana te buscaremos un nombre en clave, ¿de acuerdo?
Sonrío. Es curioso, parece una película de espías.




Bueno, espero que se lea bien y no vuelva a dar problemas ¬¬ Lo he copiado del word, así que si no se lee, que alguien me dé una colleja.
Sigo con la historia nueva, y sigue hablando el mismo personaje. Quería hacerlo todo en forma de diálogo, pero el final me resultaba difícil de describir y no estoy muy espléndida últimamente. Aún así, espero que se entienda parte de la historia. Iré desvelando los personajes de poco a poco xD O sea, mañana haré una listita ^^
¡Gracias por leer! Se agradecen comentarios y críticas constructivas, ¡merci!
<3

PD: Qué gracia, tenemos casi el mismo título de entrada que en mi blog .

No hay comentarios: